Print Friendly, PDF & Email

Renovar intenciones…

 

Ya está finalizando el verano y muchos estarán más relajados y con las “pilas cargadas” para iniciar este nuevo año con las mejores intenciones.

El año pasado lo hemos terminado con la intención de dejar atrás los problemas. Pero ahora, queremos enfocarnos en lo que deseamos mejorar y cambiar en nuestras vidas. ¡Hay que animarse y perseverar!

 

Ya está demostrado que la falta de motivación y los pensamientos negativos, son nocivos para la salud tanto física como mental.

Esta propuesta de nuevas intenciones tiene más que ver con cuestiones personales que nos van a ayudar a tener una mejor convivencia con nuestros familiares y amigos y con las personas en general.

 

Nuevos propósitos para este año

 

  • SONREÍR: es reír sin emitir sonido alguno. Sonriendo conseguimos liberar endorfinas, lo que ayuda a reducir nuestros niveles de estrés y a sentirnos más felices provocando sensación de bienestar. Por ende, genera lo mismo en la gente que nos rodea y ayuda a mejorar el estado de ánimo que nos hace más positivos.

 

  • QUEJARSE MENOS: la queja permanente nos genera una sensación de malestar y angustia que nos impide ser positivos. No solo nos afecta a nosotros mismos sino también a nuestro entorno. ¡No te quejes!

 

  • MENCIONAR A LAS PERSONAS POR SU NOMBRE: cuando entramos a un comercio, muchas veces las personas que atienden tienen un cartelito colgado con su nombre. ¡A mí me encanta dirigirme a ellos por su nombre! Pienso que para eso está. Cuando conocemos nuevas personas, también es lindo llamarlas por su nombre porque genera un trato más cordial y demostramos recordar quiénes son.

 

Cuando conozcamos a alguien, prestemos total atención y cuando nos diga su nombre un buen truco para memorizarlo es repetirlo inmediatamente, en voz alta y si es posible, empezar a usarlo a la brevedad. Si fuera necesario, preguntemos una segunda vez.

 

  • SER SOLIDARIO: estar atentos a las necesidades de los demás. A veces creemos que somos los únicos que tenemos problemas y hay muchas personas que están con problemas mayores que los nuestros. Podemos manifestarlo a través de una visita, un llamado, un encuentro a tomar un té, un café. Comprometernos con el que se encuentra peor que cada uno de nosotros.

 

nuevas intenciones

 

  • PASAR MÁS TIEMPO CON LA FAMILIA: a veces nos aislamos porque nos queda cómodo no salir. Otras veces, porque como los demás están muy ocupados, no queremos molestar. Es importante ser generador de vínculos y no quedarnos en que “si no me llaman, no llamo; si no vienen, no voy”. No somos todos iguales y algunos necesitan un empujoncito porque no es que no nos quieran, sus propias preocupaciones los mantienen ocupados y distraídos.

 

  • COMBATIR EL ESTRÉS: sé que no es tarea fácil pero el estrés, mal de la época en la que vivimos, es tremendamente nocivo para la salud mental y física. Muchas enfermedades (más de las que puedes creer) tienen su origen en un problema emocional. ¡Es increíble cómo afecta esto a nuestros órganos! El malestar de una enfermedad nos tiene decaídos y desganados pero tenemos que ser observadores de nosotros mismos y no caer “en el jueguito malicioso del estrés”. Siempre, estar atentos y observarse.

 

  • REDES SOCIALES: este punto tiene un doble mensaje. Como primera medida, todas las adicciones son malas y perjudican la salud. Cuando tomamos las redes sociales como único método de contacto con el mundo exterior, no es sano porque te enquista a una silla y eso perjudica a tu cuerpo y también a tu mente.

a) Si tu movilidad te lo permite… ¡sal al mundo a sonreír y a darle un abrazo a alguien! Está bueno un rato de comunicación e información a través de la PC pero también está bueno salir a sacudir un poco el cuerpo para que no se nos atrofien los músculos.

b) Si tienes una discapacidad la computadora es un método muy bueno para relacionarse. Solo hay que estar atento a no generar demasiadas expectativas porque, quizás, puedes estar emocionalmente más vulnerable. Puedes dedicarte a investigar temas que te interesen o buscar algún juego que te entretenga. Las opciones son infinitas.

 

  • NUEVOS HÁBITOS: nuestro día a día está lleno de pequeños hábitos que agreden al medioambiente y esto afecta a la sostenibilidad del Planeta. Muchos de estos hábitos pueden modificarse. Por ejemplo: no derrochar el agua; no dejar luces encendidas, innecesariamente; separar los residuos desechables y renovables; mantener una buena higiene en el hogar; no abusar de desinfectantes ni de alcohol en gel. Este puede provocar trastornos en la piel. Con lavarse bien las manos con agua y mucho jabón, es suficiente.

 

¿Cuáles son tus nuevas intenciones para este 2019?


 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…




También te puede interesar