“Si pudiera darte un pensamiento que te conviene llevar contigo todos los días al baño sería el siguiente: medita en tus momentos libres«.

Los libros en mi vida, Henry Miller (1952)

 

¿Te gustaría aprender a meditar?

Antes que nada, te cuento que la meditación no pertenece a ninguna religión en particular. Sin embargo, tiene algo en común con todas las religiones: la espiritualidad.

 

¿Qué es meditar?

No siempre es fácil meditar pero tampoco imposible. Requiere disciplina y práctica. Es un modo de conectarse con uno mismo y encontrar la paz interior.

A veces, hay momentos en la vida que actúan como detonador de algo. Es lo que yo llamo “hacer un click”. Es un viaje interior: cuando algo resuene en ti, no mires hacia afuera, mira hacia adentro.

En mi caso personal, comencé este viaje interior a partir de haber transitado experiencias de vida poco felices. Comencé a practicar Yoga y luego fui incorporando a mi vida el Tai Chi y Chi Kung hasta que, finalmente, llegué a la meditación Zen. Un lindo combo de sensaciones.

 

¿Cómo meditar?

Una de las formas de meditar es la meditación Zazen.

¿Cómo se hace? Solo tienes que sentarte, respirar, observar y dejar pasar lo que te venga a la mente… Algo tan sencillo como eso.

 

meditación Zazen

 

Cómo sentarse para meditar

Es sentarse de la manera que el cuerpo se sienta cómodo y no exigido, con la espalda recta, cuerpo relajado y el cuello estirado como si alguien nos estuviera tirando del pelo hacia arriba, manteniendo el mentón ligeramente inclinado hacia abajo y con los ojos entrecerrados.

 

Posturas para meditar

 

Generalmente, esta meditación se practica sobre un almohadón llamado Zafu, que es bastante alto y te mantiene elevado del piso, lo que favorece para poder tener la espalda recta sin molestias, al tener las piernas inclinadas hacia el suelo.

Si no te puedes sentar en el piso sobre un zafu, cualquier sitio y postura estará bien mientras mantengas tu espalda recta. Sobre una silla también será perfecto.

 

Cómo respirar durante la meditación…

Respirar profundamente inhalando por nariz y llevando el aire al vientre como si lo estuviéramos inflando. Retenemos unos segundos y, luego, vamos soltando el aire muy lentamente, en el doble de tiempo de lo que duró la inhalación. Al ir soltando el aire, nuestro vientre se va vaciando hasta el final de la exhalación. Con cada inhalación permitimos el ingreso de la energía positiva y, con cada exhalación, nos liberamos de lo tóxico.

 

la respiración durante la meditación

 

Es importante estar muy atentos a esta respiración porque nos ayudará en la concentración, a que nuestra mente no tenga posibilidad de dispersarse con otras cosas porque estará haciendo el seguimiento de la respiración.

 

Observar durante la meditación…

Una vez que la respiración fluye, es interesante observar y estar atento a descubrir las distintas sensaciones: qué sucede con esta energía que ingresa, por dónde se siente, qué efectos causa. Y también uno puede observar mentalmente lo que sucede alrededor (sonidos, olores) sin que esto nos perturbe.

 

Observar durante la meditación

 

Dejar pasar los pensamientos durante la meditación…

Cuando escuchamos decir que para meditar hay que poner la mente en blanco, no es tan así… por lo menos, hasta que seamos unos expertos meditadores. No se debe “luchar” contra los pensamientos. Estos llegan, los aceptamos y, luego, permitimos que sigan de largo. Nos concentramos nuevamente en la respiración y volvemos a empezar.

 

Dejar pasar los pensamientos durante la meditación

 

 

Beneficios de la meditación

Los beneficios para la salud son numerosos.

  • Aumenta el autoconocimiento y nos lleva a reflexionar.
  • Ayuda a bajar los niveles de estrés permitiendo encontrar la calma.
  • Nos ayuda a estar más atentos y conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor y con nuestro prójimo, mejorando las relaciones interpersonales.
  • Ayuda a nuestro sistema inmunológico.
  • Ayuda a reducir síntomas de dolor.
  • Mejora la memoria.
  • Ayuda a tener una actitud optimista y positiva frente a la vida.

 

Beneficios de la meditación

 

 

Los cambios que trae meditar…

Con el correr de los años de mi práctica de meditación Zen, puedo percibir grandes cambios en mí. Me he vuelto más perceptiva, observadora, más paciente, comprensiva, empática, analítica, intuitiva y tantas otras cosas más.

 

Los cambios que trae meditar

 

Distintos tipos de meditación

 

tipos de meditación

 

Cada persona se siente movilizada por diferentes tipos de meditación. Aquí les comparto algunos tipos de meditación.

  • Meditación Budista: se conoce como meditación completa. Se enfoca en mantener la mente totalmente centrada en el presente, sin tener en cuenta ni el pasado, ni el futuro, ni otras posibles interferencias mentales.
  • Meditación Vipassana: se conoce como la meditación penetrante o del insight. Permite ver las cosas como realmente son. La técnica de esta meditación está basada en la observación de cada individuo y de su propia mente. También es llamada Mindfulness.
  • Meditación Zazen (Zen): Zazen es una palabra japonesa que significa “meditación sentada”. Este tipo de meditación también se centra en la respiración y la observación de los pensamientos y la observación del entorno. La diferencia con la Vipassana es que en la meditación Zen, la respiración está en el vientre en lugar de la nariz. La postura es más estricta. Se pone especial atención sobre la columna recta, la barbilla más baja y las manos en una postura sobre el vientre. Ojos entreabiertos con mirada baja. (más información: Meditación Zazen)
  • Meditación Trascendental: es otro tipo de meditación, una técnica mental, simple, natural para desarrollar el pleno potencial mental. Su origen es indio.
  • Meditación Metta o del Amor Benevolente: esta meditación viene del budismo tibetano, principalmente. Se basa en el amor incondicional y la compasión hacia uno mismo y hacia el prójimo.
  • Meditación Kundalini: gracias a esta técnica uno despierta su energía Kundalini situada en la base de la columna vertebral. Esta energía conduce a la iluminación.
  • Meditación de los Chakras: un chakra es un centro energético en el cuerpo. Los más conocidos son siete y cada uno está asociado a un color, un sonido y propósito energético diferente. Las técnicas de visualización de los chakras nos conectan con la energía curativa de estos.
  • Meditación de Sonido Primordial: es una meditación basada en el canto de mantras. Mantra es una frase que, repetida varias veces, nos ayuda a llegar a un estado meditativo.

 

Te recomiendo meditar…

 

¿Estás listo para comenzar?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(8 votos, promedio: 3,75 de 5)
Cargando…




Deja un comentario con tu cuenta de Facebook: