Las abejas y las demás especies polinizadoras están en peligro de extinción como resultado de la tala indiscriminada, del uso de pesticidas, la agroindustria y los monocultivos, entre otros. Por eso la Asamblea General de las Naciones Unidas ha estado buscando concientizar a la población mundial sobre el peligro que corren los grandes polinizadores.

 

Los polinizadores

Las abejas, las mariposas, los murciélagos y los colibríes entre otras aves, son polinizadores, e intervienen en la reproducción de muchas plantas y numerosos cultivos alimenticios. Sin la polinización, la vida en nuestro planeta no sería posible. Las plantas no podrían multiplicarse. La fauna sin plantas no existiría y tampoco el ser humano.

Una abeja puede visitar unas 7000 flores por día. Además de ser un agente polinizador, es la gran proveedora de miel. La miel es muy codiciada como alimento, y para fines medicinales. Estos insectos ofrecen una forma de sustento para aquellas personas que tienen poco capital o una extensión de tierra reducida, que no es suficiente para utilizarla para cultivo.

 

flor violeta con abeja mostrando el trabajo de las abejas

Conozcamos la colmena y sus habitantes

Las abejas tienen dentro de su colmena un sistema de organización que las hace de alta eficiencia y producción. Un sistema de roles las clasifica en tres niveles, de acuerdo a su jerarquía. Una colonia sana y fuerte tiene entre 30.000 y 50.000 abejas.

La abeja reina es la encargada de poner los huevecillos. Esto hará posible la supervivencia de la especie y la continuidad de la colonia. Pone en su vida útil entre 1500 y 3000 huevecillos diarios, y vive entre 4 y 5 años. En cada colonia sólo hay una reina madre.

Los zánganos son los machos encargados de fecundar a la reina, y viven centenares en cada colonia. La fecundación de la reina es todo un acontecimiento, se produce en el vuelo nupcial, y sólo uno de los zánganos consigue fecundarla, para después morir. Los zánganos no poseen aguijón y no trabajan.

Las abejas obreras son hembras incompletas. Es el grupo más numeroso dentro de la colonia. Hay miles de ellas, y tienen diferentes tareas.

Las criadoras son las encargadas de cuidar y alimentar a las larvas.

Las cereras construyen los panales de celdillas hexagonales.

Las guardianas vigilan la entrada de la colmena.

Las ventiladoras mantienen fresca la colmena haciendo batir sus alas.

Las libadoras son las encargadas de recolectar el néctar y el polen de las plantas y transportarlo a la colmena. Son encargadas también de llevar el agua y el propóleo. El propóleo es una sustancia que extraen de ciertos árboles y plantas.

Durante el invierno, permanecen aletargadas encima de la colmena mientras dura la baja temperatura. Mantienen la temperatura dentro de la colmena entre 15 y 20° C.

 

abeja en flor haciendo parte del trabajo de las abejas

Tiempo de vida de las abejas

Las abejas obreras viven mucho menos tiempo que la reina. Viven solo unas seis semanas. Los zánganos viven desde abril o mayo, hasta agosto, cuando, si no mueren, son exterminados por las obreras.

 

La abeja es un insecto indispensable para la vida del planeta. El 70% de la agricultura mundial dedicada a la alimentación depende de las abejas. Es el único insecto que le provee alimento a la humanidad. Es útil y productivo. La sociedad de estos insectos es la más organizada del mundo animal.

Colabora con las abejas

Al momento de plantar una nueva planta en tu jardín te invito a que pienses en favorecer los polinizadores y elijas una especie que los atraiga. Algunas de éstas especies son entre muchas otras:

Lavanda
Zinnias
Caléndulas
Campanillas
Planta de arándanos
Prímulas
Girasol
Calabaza

Así tu jardín se llenará de abejas, mariposas y aves y tendrá una explosión de colores.

También te puede interesar

A %d blogueros les gusta esto: