¿Qué podemos hacer en las vacaciones? Obviamente, hay infinidad de lugares para ir en vacaciones. Pero… ¿Podemos? ¿Estamos en condiciones de salir a veranear como en otras épocas?

 

En esta nota vamos a repasar algunas alternativas para estas vacaciones. Aunque algunos tengan una posición económica más cómoda que otros, o su situación familiar les permita disfrutar de la playa o la montaña, hay otros que por las mismas razones, no pueden.

¡Pero eso no es la muerte! Hay que darle rienda suelta a la creatividad.

Tal vez te encuentres en esta disyuntiva y no sepas qué hacer. Si gastar tus pequeños ahorros en un viajecito, si tomar un préstamos para hacerlo o buscar otras opciones.

 

Alternativas a la playa

Vamos a enfocarnos en aquellas personas que no pueden tener acceso a salir de vacaciones.

Primeramente, antes de decir NO PUEDO, agotar todas las posibilidades.

Si la jubilación apenas te alcanza para subsistir y no cuentas con familiares que te ayuden, puedes concurrir a los centros de jubilados o a las uniones vecinales que estén más cerca de tu casa y consultar. Ellos siempre están organizando viajes súper económicos y, muchas veces, auspiciados por las Municipalidades.

En el caso de que -por H o por B- decidieras que no vas a viajar, te vamos a sugerir muchas cosas que podrías hacer sin viajar, en estas vacaciones.

 

 

Actividades al aire libre

Para realizar las actividades al aire libre, un buen consejo es que te busques a alguien que, como solemos decir en la Argentina, “te haga pata”, un compinche de aventuras.

Tenemos que saber apreciar el simple placer de estar al aire libre. Lógicamente, en las horas adecuadas y cuidando nuestra salud, con protección solar, lentes oscuros y un sombrero. Y siempre llevar agua fresca.

 

Tal vez puedas…

  • Salir a caminar por un parque, te ayuda a recargar tu energía, mejorar tu humor y es una excelente oportunidad para hacer ejercicio respirando aire puro. Lo importante es mantenerse activo así que, si llueve, puedes ejercitarte dentro de tu casa.
  • Salir de pesca.
  • ¡Ir a bailar! Esto sí que hace bien al alma además del cuerpo.
  • Practicar algún nuevo deporte acomodándote a tus capacidades.
  • Salir a dar un paseo en bici y sentarte en una plaza a tomar unos mates o algo fresco, para descansar un rato.
  • Concurrir a algún balneario o club de barrio.

 

 

Hacer algo que nunca hayas hecho

Tal vez, alguna vez hayas querido hacer algo y, por falta de tiempo o por desconocimiento, aún no lo hayas hecho. ¡Es el momento!

No pierdas el tiempo sentado mirando la tele sin importar qué estés viendo. Piensa que esta es tu oportunidad.

Tal vez…

  • Te des maña para hacer un mueble simple, como una estantería o te atrevas a algo mayor.
  • Quieras improvisar alguna nueva receta en la cocina.
  • Quieras incursionar en el bordado.
  • Te gustaría asistir a un concierto.

Desarrollar nuevas habilidades

Seguramente habrá algún tema que te interese saber y aún no te has animado o no has tenido tiempo para desarrollarlo. Es el momento de hacerlo: investiga. Las vacaciones son el momento perfecto.

  • Hoy en día, con la tecnología al alcance de la mano ya sea en tu compu o en tu celular, puedes poner allí cualquier tema que gustaría conocer más (animales, planetas, deportes, libros, etc.) y todo vendrá a ti.
  • Puedes aprender un idioma o a tocar algún instrumento o cantar en un coro.
  • Es un buen momento para dedicarle a la lectura y también puedes incursionar en escribir. Hoja en blanco y birome y… a ver qué sale.

 

alternativas playa

 

Pasar el tiempo con amigos

Puedes salir a tomar un café con amigos o juntarte en alguna casa a jugar a…

  • Algún juego de mesa.
  • ¡A dígalo con mímica!
  • Al dominó.
  • A la generala.
  • A las cartas.
  • A las bochas.
  • Al bowling.
  • Ir al cine.

 

Disfruta a la gente que amas

Busca algún momento para estar con la gente que amas, ya sean familiares o alguien que se encuentre solo y necesite compañía. Una linda charla les vendrá bien.

Si no tienes con quien estar, es hora de comenzar a hacer nuevos amigos. Tal vez en la plaza, en un café, en un club o en un baile. La soledad no es buena consejera. Un poco, está bien. Pero corremos el riesgo de acostumbrarnos y sociabilizar es sano para nuestra mente y nuestro espíritu.

Pero para eso… ¡tienes que salir de tu casa! Estando encerrado no harás nuevos amigos así que, vamos, muévete y ¡sal a la aventura!

 

¡Que disfrutes de tus vacaciones!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…