Nos sentimos jóvenes y radiantes. Con mucha energía, disfrutando de la experiencia que los años nos a regalado. Valoramos lo que tenemos y aspiramos cada día a estar mejor con nosotras y con nuestro entorno.

 

Por un lado estamos las que nos gusta decir la edad, y también las que con picardía la ocultan procurando permanecer jóvenes para siempre. Lo cierto es que cada año nuestro cuerpo nos muestra sus signos. Una nueva arruga, quizá una estría más que el año anterior, un olvido en la lista del supermercado, y pequeños detalles que nos ingeniamos para que pasen desapercibidos.

 

Entre estos signos de la edad encontramos los síntomas de la menopausia. Al identificarlos reconocerás que una nueva etapa a llegado, por eso te compartimos algunos consejos que te serán útiles.

 

Consejos para la mujer de 40

Manifestación de la menopausia

Sensación entre calor y frío, falta de aire o exceso de ventilación, repentinos dolores de cabeza. Cómo otros aspectos más notorios propios de esta etapa: menstruación irregular, hinchazón, dificultad para conciliar el sueño y algunos síntomas que afectan la función digestiva.

Estos cambios aparecen entre los 45 y 55 años. Si bien son acompañados de estas sensaciones en nuestro cuerpo que no son agradables, no debemos pensar que es una enfermedad.

 

Comenta el ginecólogo especialista en climaterio Juan Carlos Vargas: “Lo más importante de ese etapa es tomar conciencia de que no es una enfermedad, que no es el declinar de la vida de una mujer, sino asumirla con sus fortalezas y cambios”.

En su sitio Web el Dr. Mercola nos dice que es la menopausia: “Aunque podría pensar en la menopausia como un ciclo de la vida, en términos médicos, se define como el indicador del término del período menstrual de una mujer, durante 12 meses. La menopausia indica que sus ovarios producen menos estrógeno y que ya no tiene la capacidad de quedar embarazada.”

consulta con un especialista los cambios en la edad de la menopausia

¿Que puedo hacer para no sentirme tan incómoda?

Puede que sientas vergüenza al sentir los cambios repentinos de temperatura, los llamadas sofocos. En este caso los expertos recomiendan atacar los síntomas de la menopausia mediante una terapia hormonal.

Para esto existen opciones naturales seguras para calmar los síntomas de la menopausia y ayudarle a balancear a sus hormonas. Cómo es el caso de la aromaterapia. Los aceites esenciales, tales como la salvia sclarea, geranio, lavanda, pino y rosa son alternativas potentes y naturales para balancear a las hormonas femeninas, especialmente durante el proceso de la menopausia.

 

Algunas recomendaciones

Tener una dieta sana y equilibrada. Deja de lado los kilos y las calorías, prioriza tu salud y sensación de bienestar.
Realiza ejercicio físico, esto ayudará a enlentecer la aparición de algunos síntomas. Y también a mantener tu figura, teniendo en cuenta que en esta etapa es común que aparezca sobrepeso.

Al pensar en tu piel y tu cabello ten en cuenta, no utilizar agua demasiado fría o caliente. Tampoco te asustes por la pérdida de cabello, te ayudará el evitar la planchita o el secador con demasiado calor.

En cuanto a la salud sexual, utiliza lubricante para evitar relaciones sexuales que resulten dolorosas. Tonifica la vagina mediante ejercicios de suelo pélvico; este tipo de ejercicio también ayuda a disminuir las pérdidas de orina.

Es un buen momento para los juegos en pareja, la comunicación, la imaginación o probar nuevas experiencias. Tras la menopausia, la sexualidad se vive plenamente porque ya no hay riesgo de embarazo.

pareja que supera los inconvenientes en la edad de la menopausia

Material que puedes consultar

El libro: ¿Soy yo o es que aquí hace mucho calor? escrito por Laura R. de Galarreta y Charo Izquierdo, explica de forma rigurosa y accesible todo lo que hay que saber acerca de la menopausia. Desde la revolución hormonal y los tratamientos médicos recomendados, pasando por la alimentación y el ejercicio físico más adecuados, hasta todo lo relacionado con rituales de belleza específicos, el estado anímico o la actividad sexual.

 

“En lugar de tomarlo como un problema deberíamos verlo como una oportunidad de cara a vivir plenamente, dado que es una etapa en la que si se tienen hijos, estos ya son más mayores, y que coincide con una madurez laboral… Todo pueden ser ventajas”, dicen las autoras.

 

Hablar de menopausia no es hablar de vejez. Hablar de menopausia es conocer nuestro cuerpo para sentirnos mejor. Comprendernos a nosotras mismas y comenzar a asumir y aceptar esta etapa de cambios en nuestro cuerpo.

También te puede interesar

A %d blogueros les gusta esto: