La abuela sentada en un silla mecedora, al costado de un ventanal iluminado por la luz del sol. Sus agujas de tejer bajo los brazos. Un ovillo de lana sobre sus piernas. Viendo concentración en su rostro y con el ánimo calmado. Una imagen que nos inspira mucha calma, junto con una sensación de ternura.

No es casualidad que tener esta imagen, que seguramente tengamos de una abuela, nos haga pensar en los beneficios de tejer a dos agujas. Ya que el hacerlo produce los mismos efectos que la meditación.

Por eso tejer no solo es cosa de abuelas, los beneficios son para todos los que experimentan el arte de las 2 agujas. Veamos algunos de los beneficios para nuestro cerebro.

 

lana y dos agujas para tejer

Beneficios de tejer a dos agujas

Beneficios para el cerebro

Tejer estimula las conexiones neuronales, permite mantener el cerebro en constante actividad. El movimiento repetitivo de tejer, junto con la sensación de crear algo, hace que el cuerpo genere dopamina (llamado el neurotransmisor de la recompensa), endorfinas (que producen una sensación de bienestar, liberadas también durante el ejercicio) y serotonina (asociada con el buen humor).

 

Coordinación en los movimientos

Al repetir los puntos una y otra vez se produce un efecto de relajación en nuestro organismo similar al conseguido con la práctica del yoga. Por esto tejer es una actividad que estimula a tu cerebro, ayudándote a relajarte y a disminuir el estrés.

Te permitirá mejorar el ánimo y la alegría, ya que facilita el buen humor. Conseguirás reducir las hormonas del estrés y al mismo tiempo aumentar los neurotransmisores de la felicidad.

 

Concentración

Tejer favorece la capacidad de concentración, por lo que puede ser una auténtica terapia para aquellos que sufren de déficit de atención.

 

Eleva la autoestima

Ayuda a sentirse bien con uno mismo y a aumentar la autoestima, ya que con nuestras propias manos estamos creando una prenda. Afianza la confianza en uno mismo y nos ayuda a esforzarnos y a cultivar la paciencia.

 

Sensación de logro

Nos enseña a luchar por alcanzar un objetivos y no desanimarnos aunque fracasemos en el intento. Cuando estás aprendiendo a tejer puede que tengas que deshacer la tarea y volver a empezar de nuevo. Una experiencia aplicable a la vida.

 

Motivo para establecer conexión con otros

Tejer fomenta la comunicación entre generaciones, ya que puedes acercarte a los pequeños a enseñarles todo lo que sabes. Al igual que puedes acercarte a personas con más experiencia que tú.

 

Con todos estos beneficios descubrimos que tejer produce los mismos efectos que la meditación. Te contamos por qué.

También te puede interesar esta nota sobre la meditación: 8 beneficios de la meditación

 

lanas de colores y dos agujas para tejer

Así lo demuestra un estudio que ha realizado Betsan Corkhill fundadora de Stitchlinks:

 

“Mi trabajo ha demostrado que hay problemas como el aislamiento social y la soledad; estrés, preocupación, miedo; falta de ocupación gratificante; baja autoestima y confianza; ¡la pérdida o el cambio forzoso en la identidad hacen una diferencia a la hora de hundirse o nadar!”

 

“El estado mental alcanzado se describe como meditativo, incluso por personas que regularmente meditan.”

 

“Llevé a cabo una encuesta de más de 3.500 tejedores con la Universidad de Cardiff y descubrimos que cuanto más frecuentemente se tejía, las personas decían que más calmada y más feliz se sentían. El 81% de los encuestados dijo que se sintió más feliz durante y después del tejido. El 54% de los encuestados que estaban clínicamente deprimidos dijeron que hacer punto los hacía sentir felices o muy felices, eso es todo un logro.”

 

Tras preguntar a Betsan: ¿Cuál fue tu ruta para tejer?

 

Mi madre me enseñó a los siete años, pero después de eso no hice mucho tejido. Creo que la mayoría de las mujeres de mi edad aprendieron de sus madres o abuelas.  Como muchas madres nuevas hice un poco de tejido para mis cuatro hijos, pero luego hice muy poco después de eso. Lo retome de nuevo cuando comencé a investigar los beneficios: necesitaba ser razonablemente hábil para dirigir el grupo, pero es un poco como andar en bicicleta, una vez aprendido, no se necesita mucho para volver al ritmo. Lo uso ahora para administrar mis niveles de estrés, así que lo uso terapéuticamente.  Creo que es importante practicar lo que predicas. Si no lo haces tú mismo, ¿cómo puedes esperar que otros sigan tus consejos?

 

Cualquiera podría beneficiarse de reservar 20 minutos al día. Poder ‘desconectarse’ por un corto tiempo todos los días le da un respiro a la mente y es beneficioso para el bienestar.

Material tomado de http://www.womansweekly.com

También te puede interesar

2 comentarios

  • Maria Marta 3 julio, 2018  

    tejo al crochet. Provengo de una familia muy humilde y con el tejido pagué mi carrerq universitaria. Al tejer estudiaba, me concentraba.Ahora jubilada doy el amor a los mios en mis pullovers. Mi consejo: cuanto más difícil el punto mas beneficios, porque te desconectás de todo, y al alejarse de los problemas, aunque sea un rato,te da vida, optimismo,salud.

    • Mayores Conectados 4 julio, 2018  

      Hola María, que hermoso todo lo que compartís!, gracias por dejar tus palabras en este espacio, seguro le va a ser muy enriquecedor leer tus palabras a otros lectores. Saludos!

A %d blogueros les gusta esto: