Sumado a los sugerencias que hemos compartido contigo sobre qué hacer al momento de llegar la jubilación, nos detenemos en el estudio de una actividad que te será reconfortante y te contamos por qué. Es la tarea de ofrecerse como voluntario en algún sector de la sociedad que lo necesite, y puedes elegir en donde más útil te sientas. 

 

¿Qué es ser altruista?

Ser voluntario en algún sector de la sociedad nos permite mostrar nuestro lado más humano. El altruismo es definido como la preocupación o atención desinteresada por el otro o los otros, al contrario del egoísmo. Ser altruista nos permite vivir una experiencia de empatía.

 

Entre los beneficios que nos reporta realizar tareas solidarias encontramos la satisfacción de dar. Dar es algo que nos hace crecer, es proyectarnos hacia fuera.

 

“Existe la inmensa alegría de vivir y de ser justos, pero ante todo existe la inmensa alegría de servir” Gabriela Mistral

 

Otros de los invaluables beneficios es el de sentirse útil. Como hemos mencionado la edad adulta, sobre todo luego de la jubilación y que los hijos ya han crecido, es una etapa donde es posible que nos sintamos improductivos. Pero esto no es más que una sensación. Comprende que tu experiencia vale mucho. No te la guardes, pues otros la necesitan. Y brindandote a otros te sentirás útil.

 

En qué puedo ser voluntario

Como trabajador activo, en el área profesional o en el que te hayas desempeñado, has ganado experiencia en tu labor. Y eso seguro será muy provechoso para alguien. Si te has dedicado al área de la salud, solo por poner un ejemplo, serás de mucha ayuda. Haber dedicado años de tu vida a una actividad humanitaria, te permitirá con experiencia brindar ayuda a otros. 

 

Posiblemente hayas sido educador o profesor, siendo así podrías volcar tu experiencia en la formación de los nuevos educadores o maestros. Quizá acercándote a alguna institución de la zona, donde futuros maestros estén realizando prácticas, y conversar con la autoridades de la institución para hacerte disponible. O también puedes ser un aporte en la educación de niños que necesiten la ayuda.  Y en algún centro recreativo en tu ciudad, compartiendo actividades con otros como leer libros o enseñarles tu arte.

 

Pregúntate: ¿en qué soy bueno?

Todos tenemos algo en nuestra esencia para ofrecer a otros. Porque: “nadie es tan pobre que no tenga algo para dar y nadie es tan rico que no tenga nada para recibir”. Desde el lugar en el que estemos, habrá algo que podremos compartir. 

 

Ahora… piensa en qué eres bueno, qué es lo que disfrutas hacer, seguro encontrarás algo que puedas brindar a otros. ¿Te gusta las mascotas? ¿Te gusta cocinar? ¿Te gusta tejer? ¿Te gustan las manualidades? ¿Te gusta la música? ¿Sabes tocar algún instrumento?.

 

Las ONG y sus funciones

Teniendo claro lo que disfrutas y te gusta hacer, pensemos a donde te puedes dirigir. Como ya mencionamos, los centros de estudio o centros de recreación pueden ser un lugar donde tu aporte será bien recibido. Dependiendo de lo que tengas para aportar. Pero también existen Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que requieren de voluntarios para poder llevar a cabo muchas tareas útiles. 

 

Una ONG es una institución sin ánimo de lucro que no depende del gobierno y realiza actividades de interés social. Permanentemente están abiertas a recibir la colaboración de personas como tú, que tienes voluntad de ayudar. En el sitio Bs.As.Ciudad encontrarás una Guía de ONG en la que puedes contribuir como voluntario.

 

También serás muy útil acercandote a una hospital de tu zona, o centro de salud donde tu compañía también será bien recibida. Nuestros lectores así lo cuentan. Ser solidarios nos reconforta.

¿Cual es tu caso? ¿En qué te gustaría ayudar?

También te puede interesar

¿Te gustaría hacer algún comentario?

A %d blogueros les gusta esto: