¿Qué relación tengo con mi nieto?

Mi nieto, mi amigo

En la actualidad la relación con nuestros nietos ha cambiado de la misma forma que han cambiado los hábitos en los tiempos que hoy vivimos. En nuestra época no era usual que los dos miembros de la pareja trabajasen, lo que hoy en día es habitual, y esto lleva a que los abuelos pasemos más tiempo con nuestros nietos.

Lo más importante en estos casos es no perder de vista que somos los abuelos, y que los que ponen las reglas y límites son nuestros hijos, jamás desautorizarlos frente a nuestros nietos. La responsabilidad de la crianza es de ellos y no debemos interferir, por más que en algún punto no coincidamos. 

 

La educación es un trabajo en equipo

Ya desde este punto la vida misma nos genera un acercamiento con nuestros hijos, ya que debemos ponernos de acuerdo en cómo actuar en determinadas ocasiones. Las conversaciones con nuestros hijos nos enseñan los cambios en las costumbres y en la educación que han variado tanto, desde que nosotros los criamos a ellos. 

 

Estas conversaciones son de vital importancia, ya que los abuelos solemos ser mucho más permisivos que sus padres. A ellos les permitimos cosas que a sus padres cuando tenían su edad, no les dejábamos hacer. (Mi abuelo me enseñaba malas palabras, algo que a mi madre, la ponía furiosa). Por esto debemos ponernos de acuerdo en qué está permitido, qué no lo está, y en qué situación podemos llegar a decidir nosotros. 

 

Consejos para ser un abuelo piola

  • Nunca autorizar algo que nuestros hijos no autoricen.

  • Contarle a nuestros nietos cómo eran sus papás a su misma edad.

  • No ser autoritarios, sino comunicativos. Debemos enseñar, no imponer.

  • Compartir sus juegos, y enseñarles a compartir lo que a nosotros nos gusta.

  • No hablar mal de terceros delante de nuestros nietos.

  • Dejemos que nos enseñen cómo se hace algo, aunque ya lo sepamos.

  • Compartamos nuestros gustos con ellos, nos sorprenderemos de cómo se interesan en aprender.

  • Si cometen un error, expliquemos en qué se equivocaron, jamás les gritemos.

  • Nuestros nietos son nuestros amigos y confidentes, no los decepcionemos, procuremos respetar y cuidar ese vínculo.

  • Evitar hacer de árbitros en cuestiones entre padres e hijos, ya que no podemos tomar partida sin que uno u otro se resienta.

 

Los momentos compartidos son valiosos tesoros

 

La relación con nuestros nietos puede hacernos sentir felices. Compartir tiempo con ellos, conversar, responder sus preguntas es algo irreemplazable. Cuando son pequeños tener una conversación con ellos puede resultar algo mágico.

Muchos abuelos tenemos nietos de diferentes edades, desde pequeños hasta adolescentes y también adultos. No podemos actuar con todos igual. Mucha gente comenta que los nietos adolescentes tienden a alejarse de sus abuelos en ese período de su vida. Pero, por experiencia propia, esto depende de nosotros, los abuelos. Es importante conocer y respetar sus gustos, acompañarlos a “ese” recital que sus papás no lo dejan ir solos, ir al cine a ver lo que les guste a ellos, aunque sea una vez, y lo que nos gusta a nosotros, otra vez. 

Si le inculcamos nuestro hábito por la lectura, que el libro lo elijan ellos, y si es posible, leámoslo también, las conversaciones posteriores suelen ser imperdibles. Y recordemos que con los nietos tenemos experiencia anterior, cosa que nuestros hijos no tienen y tampoco tuvimos nosotros al desempeñarnos como papás.

 

Nuestros nietos nos pueden introducir en el mundo de las nuevas tecnologías, ya que suelen ser “expertos” en esas lides. El vínculo que podemos crear en este espacio es infinitamente agradable para nosotros. Esa “personita” que hasta hace un tiempo nos hacía mil preguntas de cómo se hace esto o aquello, hoy nos enseña a nosotros algo tan especial  como manejar una computadora o un teléfono celular. Mira los beneficios de aprender sobre tecnología.

Para nosotros, los adultos mayores, nuestros nietos son la prolongación de nuestra propia existencia, acerquémonos a ellos, ¡es muy gratificante!

También te puede interesar