La definición de desarrollo personal dice que es un proceso por el cual las personas intentamos desarrollar nuestras potencialidades para alcanzar nuestros objetivos. Claro que desarrollarnos en todos los aspectos de la vida en forma exitosa, es muy difícil.

 

Siempre algo puede fallar, y de hecho, algo fallará. Pero lo importante es tener claro que todo no puede salir como queremos. 

A nuestra edad, si hay algo que acumulamos, además de años, es experiencia. Y es sabido que no todo lo que emprendimos  llegó a buen término. Y no es una ley de Murphy, es que la vida es así.

La sociedad en la que vivimos tiene la percepción de que el desarrollo personal depende de las posesiones que se tienen. Pero la mayoría de nosotros nos sentimos satisfechos con menos.

 

Sentirse bien con uno mismo

Podemos sentirnos bien con nosotros mismos, aunque nuestra vida sea anónima, y no hayamos alcanzado todos nuestros sueños. Hay mucha gente que, habiendo logrado todos sus ideales (salud, dinero, reconocimiento social, familia), se siente deprimido. 

Para nosotros, desarrollarnos en solo algunas áreas de la vida sería satisfactorio. Debemos elegir cuales nos hacen felices. Algunas personas son felices con solo ver a sus hijos desarrollarse con éxito. Otras se sienten tan bien físicamente que quieren seguir trabajando.  Algunas personas necesitan cubrir las carencia que tuvieron de jóvenes y quieren desarrollarse profesionalmente, y se anotan en una Universidad. 

 

La pirámide motivacional de Maslow

En la base de la pirámide encontramos los motivos fisiológicos, son las necesidades básicas para mantener la salud como respirar, alimentarse, dormir y demás. Estas necesidades están reguladas por nuestros sistemas biológicos y maduran con la edad.

 

El segundo nivel de la pirámide lo ocupan las necesidades de seguridad y protección, que son esenciales para la supervivencia. La creación de vínculos afectivos con las personas más importantes de nuestra vida marcan nuestro desarrollo psicoemocional. Otro nivel es la necesidad de estima, que pone énfasis en la valoración que en los demás generan nuestros logros. Y la de autorrealización, que da sentido a nuestra vida, y se desarrolla a través del crecimiento personal.

 

Mi desarrollo personal

Sentirnos personalmente desarrollados depende de muchos factores, pero esencialmente de nosotros mismos.  De cómo hemos crecido, de las circunstancias ambientales que rodean nuestra vida.

 

Cada persona tiene su forma de entender que es el crecimiento personal, a dónde pretende llegar. Algunos de nosotros sentimos la necesidad de aprender, mejorar, superarnos, avanzar, sea cual fuera nuestra edad. Otros, necesitan descubrir, conocer, saber, experimentar. Y también hay gente que quiere llevar una vida tranquila, sin incertidumbre, segura y tranquila. Para cada uno de ellos el significado de realización personal tiene una percepción diferente. También esa percepción depende de la influencia que ejerce sobre nosotros el entorno, la cultura, los prejuicios, las creencias y demás.

 

A veces solemos creer que es posible, a través del proceso de realización personal, abarcar todos los ámbitos más importantes de nuestra vida. Así es como, si alguno de estos aspectos no queda satisfecho, nos sentimos incompletos.

Pero nosotros, los adultos mayores, tenemos la experiencia de haber vivido.  Sabemos que el “no conformarse con nada”, puede ser una utopía, que eso nos dejará insatisfechos. Si vamos a comer a un restaurante, debemos elegir qué vamos a comer, no podemos comernos todo el menú. De la misma forma debemos elegir aquellas cosas que nos dan satisfacción, que nos hacen felices.

 

Aunque nos parezca dificil, debemos perseguir nuestros sueños, amar lo que hacemos y vivir como pensamos.

 

También te puede interesar

¿Te gustaría hacer algún comentario?

A %d blogueros les gusta esto: