El día de los enamorados es el día donde las parejas celebran su amor. Compartiendo como detalle flores y bombones. Festejamos la hermosura de sentirse feliz junto a la persona que elegimos para estar a nuestro lado.

 

El amor con los años

Cuando dos personas llegan a envejecer juntos, se ve claramente como ha crecido el amor con el paso del tiempo. Simplemente con la complicidad en la mirada, la comprensión con solo una caricia, la atención en un detalle.

 

Un amor que han construído con los años sin haber obtenido un aprendizaje previo de como funciona “el mecanismo del amor”. Simplemente lograron vencer el miedo a las transformaciones que viven los sentimientos desde la pasión hasta la aceptación, pasando por el afecto, el cariño y el apoyo mutuo.

 

Ver y conocer el amor verdadero en nuestros mayores nos enseña lo que es querer, compartir, respetar y ceder en una pareja. Sin dejarnos un instructivo, lo comprendemos con su ejemplo. De esta manera intuimos que el verdadero amor no se encuentra, se va trabajando a lo largo de la vida.

 

Conociendo el amor verdadero

En el amor verdadero no hay condiciones. Se acepta al otro tal cual es, con sus defectos y virtudes, que juntas constituyen la persona en la que se ha convertido y de la que nos enamoramos. El amor, permite que con libertad, seamos quien realmente somos.

 

Una relación de amor que ha perdurado con el tiempo, nos enseña que no estamos libres de dificultades. Donde a pesar de las situaciones que nos ha tocado vivir, el sentimiento se sobrepuso a los inconvenientes. Es ahí cuando vemos el amor puesto a prueba, sorteando la adversidad y saliendo victorioso.

 

El vivir diferentes experiencias de vida juntos lleva a la construcción del amor.  Como piezas que se unen gracias a la la comunicación, la escucha sincera y empática, los diálogos abiertos y la eliminación de pretensiones.

 

No es casualidad, es un trabajo de equipo en donde surge armonía en la relación. Que se da como resultado de brindar al otro lo mejor de nuestro ser, sin necesidad de esperar nada como recompensa.

 

Para el amor no hay edad

Si tienes una relación de este tipo, puedes sentirte satisfecho de que tienes ante ti el amor verdadero. Pero si aún no has sentido a plenitud este amor, no creas que es tarde. Para el amor no hay edad.

 

Estás a tiempo de abrir tu corazón para dar lo mejor de ti y comenzar a construir esa relación que deseas. Comienza por el amor a ti mismo. Valorando quien eres para luego sentirte capaz de darlo a quien tu quieras, sin miedos, con ganas de sentirte vivo.

Lee esta nota Sexualidad en la tercera edad

 

¡Feliz Día de les Enamorados!

 

También te puede interesar

¿Te gustaría hacer algún comentario? Por favor procura que tu comentario esté relacionado con el contenido de esta misma página, comenta con tu nombre y te responderemos muy pronto!

A %d blogueros les gusta esto: