La vitamina C detiene el cáncer

La vitamina C puede impedir que las células madre de la leucemia se multipliquen, lo que podría prevenir el avance de ciertas formas de cáncer en la sangre, según revela la revista Cell, además de cáncer de páncreas, de colon, de hígado y ovárico, según otras notables revistas médicas e informes científicos.

Una enzima conocida como Tet metilcitosina dioxigenasa 2 (TET2) tiene la capacidad de hacer que las células madre “se transformen” en células sanguíneas normales y maduras que eventualmente mueren como las células normales. El estudio explica que las células madre son “células sin distinción que aún no han adquirido una identidad y una función específica.”

Esta capacidad ayuda a los pacientes con algún tipo cáncer en la sangre, como leucemia aguda y crónica, ya que sus células madre no han madurado, como tal.

 

Las células cancerígenas pueden regenerarse y “renovarse” asiduamente y después bloquear la capacidad del cuerpo para producir glóbulos blancos normales , lo cual todo el mundo necesita en su sistema inmunológico para combatir infecciones; algunos científicos denominan a estas células como “defectuosas”.

 

Los científicos descubrieron que una disminución del 50 % en la actividad del TET2 puede ser suficiente para inducir el cáncer, pero el índice debe permanecer bajo para que la enfermedad siga avanzando. New Scientist menciona que en los Estados Unidos anualmente las mutaciones en el gen TET2, se encuentran en aproximadamente 42500 casos de cáncer.

 

Cada año, cerca de 13000 personas en los Estados Unidos se les diagnostica con síndrome displásico mieloide (MDS por sus siglas en inglés y que a veces se le denomina, preleucemia) y alrededor de 20000 con leucemia mieloide aguda (AML por sus siglas en inglés).

 

Luisa Cimmino, autora principal y profesora asistente en el departamento de patología en el Centro de Cáncer Perlmutter de Langone de la Universidad de Nueva York, explicó que algunos pacientes con leucemia tienen una mutación genética que disminuye la enzima TET2 en sus cuerpos a porcentajes variables:

  • AML — 10 %
  • MDS — 30 %
  • Leucemia mielomonocítica crónica (LMMC) — 50 %

¿Cómo los científicos se plantearon examinar a la vitamina C como un remedio para la leucemia?

Las estadísticas anteriores, así como investigaciones previas, vislumbraron a Cimmino y a sus adeptos para comprobar si podían estimular la enzima TET2 genéticamente con vitamina C.

De acuerdo con Medical News Today:

 

Los investigadores modificaron genéticamente a algunos ratones para que carecieran de la enzima, habiendo diseñado modelos de ratón con el gen TET2 ‘activado’ y ‘desactivado’.

 

Cuando el gen se desactivó, los investigadores encontraron que las células madre comenzaron a fallar. Cuando los investigadores volvieron a activar el gen, estos fallos se invirtieron.

 

Los investigadores sabían que en la leucemia y en otras enfermedades de la sangre que dependen del mal funcionamiento genético del TET2, sólo una de las dos copias del gen TET2 está alterada.

 

Por lo tanto, formularon la hipótesis de que administrar una alta dosis de vitamina C por vía intravenosa podría compensar la copia defectuosa del gen al amplificar la acción de la copia que todavía funciona con normalidad.”

 

Cuando se añadieron dosis muy altas de vitamina C diariamente por 24 semanas, la progresión de la leucemia se ralentizó. En resumen, funcionó. De hecho, el patólogo Iannis Aifantis señaló: “Notamos que eso detiene el crecimiento”.

Cimmino añadió que el tratamiento con vitamina C también tuvo un efecto sobre las células madre leucémicas que se asemejaba al daño del ADN. Después de inyectar a los ratones, el grupo de control que no recibió inyecciones de vitamina C tuvo tres veces el número de glóbulos blancos, un indicio de pre-leucemia. New Scientist además explicó que:

 

“[Dr. Benjamin] Neel, [director del Centro de Cáncer Perlmutter], espera que las altas dosis de vitamina C eventualmente se incorporen en las terapias contra el cáncer. Las personas que tienen leucemia mieloide aguda son a menudo de edad avanzada y pueden morir por los efectos de la quimioterapia. La vitamina C en combinación con los medicamentos contra el cáncer, puede proporcionar un enfoque alternativo“.

 

Descubrieron que las dosis altas de vitamina C tenía la capacidad de estimular un mecanismo genético para activar la función del gen TET2 a través de otro mecanismo que se denomina desmetilación del ADN, el cual incita a los genes que les indican a las células madre madurar y morir como debieran.

 

Un estudio similar incluso describió a las altas dosis de vitamina C como “compensadoras” de las mutaciones del TET2 y restauradoras de la función normal, lo cual es extraordinario ya que la transformación de células normales a células leucémicas suele ser irreversible.

 

Los científicos aclaran: comer muchas naranjas no tendrá el mismo efecto

Neel especificó que comer muchas naranjas no va a tener los mismos efectos en los cánceres de sangre, que esta terapia no evitará que las personas desarrollen cáncer y que se le deben proporcionar altas dosis de vitamina C a los seres humanos “probablemente en combinación con otras terapias dirigidas”.

Explicó:

 

“A los ratones se les dio 100 miligramos de vitamina C en cada inyección, el equivalente a dos naranjas aproximadamente. Pero la persona promedio pesa alrededor de 3 000 veces más que un ratón. Cualquier terapia necesitaría suministrar vitamina C por vía intravenosa ya que el cuerpo deja de captar la vitamina después de los 500 miligramos aproximadamente.

 

Sin embargo, como he dicho antes, la vitamina C es un suplemento muy útil que debe ser parte de la mayoría de los protocolos de tratamiento del cáncer.

 

Aunque como en estos estudios se describe, la única manera de conseguir cantidades extremadamente altas de vitamina C en la sangre es a través de la aplicación intravenosa que da lugar a niveles sanguíneos hasta 500 veces superiores en comparación con lo puede alcanzarse vía oral. Comer alimentos altos en vitamina C y tomar suplementos de vitamina C liposomal puede ayudar.

Debe señalarse que, aunque las personas piensen que las naranjas son el alimento con el índice de vitamina C más alto, en realidad esto es falso. He aquí otros alimentos que, de acuerdo a Health.com, le proporcionarán a su cuerpo cantidades aún más saludables de esta vitamina:

  • Chile

  • Mango

  • Pimiento verde

  • Kale

  • Brócoli

  • Kiwi

  • Piña

  • Papaya

  • Pimientos rojos

  • Fresas

  • Coliflor

  • Coles de brusela

 

Haz clic para leer la nota completa: http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2017/09/11/vitamina-c-contra-el-cancer.aspx

También te puede interesar

¿Te gustaría hacer algún comentario?