Acelere su Metabolismo con Este Alimento Desprestigiado

Hasta hace poco, estaba vetado por los expertos de salud, pero ¿Podría este alimento prohibido en realidad ayudar a mantener su salud, mejorar sus niveles de colesterol, proteger su ADN contra el daño de los radicales libres y ayudarle a ser más longevo? Los estudios indican que sí, siempre y cuando sea este tipo específico.

 

El queso puede ser una excelente fuente de nutrición, en especial el añejo que se elabora con leche sin pasteurizar proveniente de vacas alimentadas con pastura, según la tradición.  Entre los muchos nutrientes valiosos que hay en el queso verdadero (sin pasteurizar), se encuentra la vitamina K2, que es importante para el corazón, cerebro y la salud ósea.

Puede encontrar cantidades más altas de vitamina K2 en el gouda, brie y edam. Otros quesos con niveles más bajos de K2 pero aún considerables son el cheddar, colby, queso curado de cabra, suizo y gruyere.

El queso también proporciona una amplia gama de otras vitaminas (incluidas las vitaminas A, D, B2 y B12), minerales (como calcio, zinc y fósforo), aminoácidos y proteínas, así como grasas saturadas de alta calidad y omega-3.

En los últimos años, una serie de estudios han exonerado al queso (en especial al queso rico en grasas), al demostrar que un mayor consumo de éste da como resultado una mejora en la salud y ayuda en el control del peso. Por ejemplo:

  • Se ha demostrado que el queso rico en grasas eleva los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL),1,2 que se cree que protege contra las enfermedades metabólicas y enfermedades del corazón
  • El consumo de queso también ayuda a prevenir el hígado graso y mejora los niveles de triglicéridos y colesterol3 –los cuales son medidas que se utilizan para medir su riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular
  • El queso graso puede ser útil para el control de peso,4 en parte porque favorece al metabolismo5
  • En particular, el queso roquefort se ha relacionado con la salud cardiovascular y la longevidad, gracias a sus propiedades antiinflamatorias6,7

En la actualidad, los investigadores han descubierto en muchos quesos un compuesto aún más importante que ayuda a explicar su impacto beneficioso en la salud.

Las Poliaminas en el Queso Están Relacionadas con la Longevidad y un Menor Riesgo de Enfermedades

Las poliaminas son derivados de los aminoácidos, ambos se encuentran tanto en los alimentos como en el microbioma intestinal y son fundamentales para el crecimiento celular y la supervivencia.

A su vez, las poliaminas contienen sustancias químicas como la espermidina y espermina (llamadas así por haber sido descubiertas originalmente en el semen humano) y la putrescina. Tal como lo indicó la Real Academia de Química:8

“La espermina se deriva de la espermidina. Y, la espermidina, con la ayuda de espermidina sintasa surge de otra poliamina llamada putrescina, que fue nombrada así por el papel que desempeña en la carne podrida…

Estas poliaminas son la razón por la cual el semen y algunas especies de árboles, durante la primavera, emiten un olor…

La espermidina, espermina y putrescina tienen una fuerte actividad antiinflamatoria, protegen al ADN del daño de los radicales libres y se han vinculado con la longevidad en los estudios realizados en animales–incluso cuando a los animales les proporcionaron poliaminas desde la mediana edad.

Como grupo, las poliaminas son moléculas con carga positiva que interactúan bastante con moléculas de carga negativa, tales como el ADN, ARN y proteínas. Es por eso que son tan importantes para los procesos celulares que implican crecimiento, división, diferenciación y supervivencia.

La Espermina Protege de las Enfermedades del Corazón

Los estudios han demostrado en repetidas ocasiones que al aumentar los niveles de poliaminas en un organismo (incluidos los humanos),9 la actividad celular se incrementa y la mortalidad disminuye.10 en parte como resultado de la mejora de la función cardiovascular y la disminución de la presión arterial.

En un estudio reciente, que incluyó a 800 italianos amantes del queso, se descubrió que aquellos que tenían los niveles más altos de espermidina tenían un riesgo 40 % menor de sufrir insuficiencia cardíaca.11

En otro estudio con ratones sensibles a la sal,12 se descubrió que la espermina no sólo ofrece una gran protección contra enfermedades del corazón tanto en animales como en seres humanos, sino que incluso contrarresta los efectos negativos de llevar una alimentación rica en sal:

“Los suplementos orales de la poliamina natural espermidina, prolongan el periodo de vida de los ratones y tienen efectos cardioprotectores, por lo que se reduce la hipertrofia cardiaca y se preserva la función diastólica en ratones viejos.

El consumo de espermidina mejoró la autofagia cardíaca, mitofagia y respiración mitocondrial, además, también mejoró las propiedades mecano-elásticas de los cardiomiocitos in vivo, lo que coincide con… la supresión de la inflamación subclínica…

En las ratas Dahl sensibles a la sal que llevaron una alimentación rica en sal, un modelo de insuficiencia cardíaca congestiva inducida por hipertensión; el consumo de espermidina redujo la presión arterial sistémica, aumentó la fosforilación de la titina y previno la hipertrofia cardiaca además de disminuir la función diastólica y con ello el progreso de la insuficiencia cardíaca.

En los seres humanos, los altos niveles de espermidina en la alimentación, se evaluaron a partir de cuestionarios alimenticios, y se relacionaron con la reducción de la presión arterial y una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares. Nuestros resultados sugieren una nueva y viable estrategia para la protección contra las enfermedades cardiovasculares”.

 

Fuentes y Referencias

Lee el artículo completo

 

También te puede interesar